14 ago. 2011

Si no llorás, si no sufrís, no creces, le dijo.
Y aunque le costara tanto verla así, le rompe el alma, sabe que es mejor para ella.
Te dejaré crecer, te ayudaré, para eso estoy, para eso estamos en este mundo, no te dejaré sola; pero hay muchas circunstancias en donde la vida, te va a dejar sola, en donde la vida te enfrentara cara a cara con eso, ese problema, y tendrás toda tu vida para resolverlo, porque NO TE AHOGES EN UN VASO DE AGUA, sabés que hay cosas peores, le insistió.
Nadie se imaginaba el alivio que le causaba esas palabras, en ese momento justo, eso la sanaba, la recomponía, volvía, aunque sea por un instante a creer.
Dolía, le costaba, ya no creía en ella, lo peor que le pudo pasar, perder la confianza de lo único que sabía que no la iba a defraudar, ella misma.
Tropezar; levantarse; caer; seguir; volver a tropezar; volver a estar de pie.. llorar, angustiarse, entristecerse, tener bronca, impotencia, dolor, eso la mataba, pero seguía, porque siempre se acuerda de lo que le dijo su madre, sufrir es crecer, y ella crece, día a día, tropezándose con la mínima roca en su camino, raspándose, haciéndose una herida profunda, pero nada que el tiempo no sane.
Nada que no se pueda cambiar, nada que no se pueda superar-

No hay comentarios: